Nueva Rula de Avilés

Pescado de Confianza

Nueva Rula de Avilés S.A. es la empresa autorizada para gestionar el puerto pesquero de Avilés en régimen de concesión otorgada por la Autoridad Portuaria de Avilés.
Los accionistas de Nueva Rula de Avilés S.A. son:

La Rula

Nueva Rula de Avilés es la entidad encargada de la gestión de la instalación portuaria de primera venta de productos pesqueros ubicada en El Puerto de Avilés. Desde el comienzo, esta empresa ha funcionado como elemento integrador para todo el sector pesquero asturiano, favoreciendo los procesos de comercialización con un modelo de gestión y un sistema de funcionamiento diferentes a los que habitualmente existían, materializado principalmente en el nuevo sistema de subasta.

Sistema de Subasta

El sistema de gestión de venta de productos pesqueros instalado en Nueva Rula de Avilés se ha convertido en un referente nacional y europeo. Hemos sido capaces de conjugar experiencia y tecnología, creando un sistema moderno y transparente.
La garantía de calidad de los productos puestos a la venta es nuestra seña de identidad, por lo que en todo momento el producto es tratado con el máximo rigor para mantener sus propiedades.
La exposición tradicional de cajas en el suelo, así como su arrastre, volcado y manipulación han sido sustituidos por modernas cintas transportadoras que evitan el contacto con todos aquellos elementos que puedan contaminar el producto.

Recepción de Pesca, Clasificación y Pesaje Automatizados:

En el momento que un producto entra en la lonja, es recepcionado, clasificado y sus características principales parametrizadas, de forma que el cliente disponga de toda la información necesaria para optar a su compra.

Tanto el pesaje como su clasificación se efectúan en cintas automáticas ubicadas a lo largo de la lonja.

Catálogo de Ventas y Consultas de Operaciones en Tiempo Real:

La instalación de distintos paneles informativos ubicados en la lonja permite a los clientes estar informados en todo momento de los movimientos que se generan en la Lonja sea cual sea su origen y/o destino.
Así, se puede consultar la orden de venta de embarcaciones, transacciones realizadas, productos pendientes de vender, emitir documentación de las compras efectuadas, etc.

Del mismo modo, los clientes pueden consultar en tiempo real las embarcaciones que van a hacer su entrada al puerto, tanto en el día como en días siguientes, así como de los productos que van a poner a la venta.
Esta utilidad permite a los clientes planificar sus compras en todo momento y adaptarlas a la demanda del mercado.

Subasta Automática:

En función del volumen y del tipo de pesquería, el producto se expone al cliente en su totalidad o en muestras sobre una cinta transportadora.
En los paneles ubicados en la cancha se presenta toda la información recogida sobre el producto que va a ser puesto a la venta, lo que permite al cliente conocer y valorar sus propiedades.

Su diseño permite un rendimiento de ventas de más de 750 cajas/hora. El producto adquirido es etiquetado y enviado a la sala de recogida para su entrega al cliente.
Todo ello se realiza sin tocar, manipular, ni alterar las propiedades originales del producto.

Acceso a la Subasta mediante dispositivos móviles de última generación:

Los clientes acceden a la subasta a través de dispositivos móviles personalizados que permiten realizar de forma segura operaciones desde cualquier punto de la lonja.

Asimismo, pueden usar también sus teléfonos móviles, tablets y cualquier otro dispositivo con capacidad wifi.

Codificación y Trazabilidad:

Los productos comercializados están codificados según normativa AECOC, lo que permite a las empresas asociadas introducir las operaciones comerciales realizadas en la lonja de una forma automática en sus sistemas de información, sin más que leer el código estándar GS1 presentado en la etiqueta.

Modalidades de Venta: Presencial, Internet y Órdenes Programadas:

Los clientes pueden optar a la compra de lotes en las instalaciones de la Lonja.
El sistema está también diseñado para que, desde la propia empresa del cliente y mediante un sistema seguro, pueda ver la subasta en tiempo real y hacer su compra ON-LINE si lo desea.

Aquellos que no puedan estar conectados a la subasta podrán utilizar el sistema de compra mediante órdenes programadas, de tal forma que, sin necesidad de ver la subasta, puedan llegar a adquirir el producto a un precio estipulado.

Swimming fish GIF

Servicios

Suministro de Hielo

Suministro de hielo en escama y en cuadradillo para embarcaciones y comercializadores

Suministro de Envases

Suministro de envases para la actividad comercial

Suministro de Gas-oil

Suministro de gas-oil para embarcaciones y vehículos

Asesoría

Asesoría fiscal y contable de embarcaciones

Suministro de Energía

Suministro de energía eléctrica y agua para embarcaciones

Taller Mecánico

Visita La Rula

Visita las instalaciones de La Rula.
Conocerás el proceso de tránsito del pescado desde su llegada al puerto hasta su salida para el consumo y podrás asistir en vivo a la subasta del pescado.

¿Quieres venir a visitarnos?

Nuestras visitas están abiertas al público del 15 Junio al 14 Septiembre.

Es necesario hacer reserva previa:
Oficina de Turismo de Avilés
C/Ruiz Gómez 21
Tel. 985 54 43 25

¿Quieres venir a visitarnos?

Nuestras visitas están abiertas del 1 Noviembre al 31 Mayo.

Es necesario rellenar solicitud previa
y enviarla por fax o email a la Rula de Avilés.
Fax: 985 56 32 79
Email:

  • Horario

    Martes y Viernes a las 10:00h de la mañana

  • Detalles

    La duración aproximada es de 1 hora y media.

  • Más Información

    Si necesitas más información, llámanos:
    Tel: 985 56 44 33

Te Escuchamos

Envíanos tus comentarios, sugerencias o reclamaciones para seguir mejorando.

Datos de Contacto

Dónde encontrarnos

Avda. Conde Guadalhorce s/n
La Rula 33401 Avilés

Llámanos

985 56 44 33

Email

Historia de La Rula de Avilés

Un día de Abril de 1920, los pescadores avilesinos, capitaneados por Tadeo Fernández, prestigioso patrón de pesca y hombre de pro entre sus compañeros, por su consejo siempre acertado y por su calidad de marinero experto, se reunieron en el desaparecido Centro Obrero de la Calle de Pinar del Río, acordado constituir la Cofradía de Pescadores que, en sus comienzos, se tituló “El Crepúsculo”.
El ambiente social de aquella época, pretendió influir en los reunidos para dar a su agrupación tintes políticos, pero ellos no entendían, no querían entender de política ni de luchas sociales y exigieron absoluta independencia, ellos querían una asociación eminentemente benéfica que les asistiera en las crisis de trabajo, en la enfermedad y la ancianidad. Así lo quisieron, y así fue.

En aquella reunión preliminar quedó señalado el camino a seguir, y que en realidad fue parco en problemas, puesto que después de señalar las cuotas de asociados (25 céntimos semanales), y fijar el cinco por ciento del valor de la pesca para gastos de Cofradía, se acordó realizar gestiones para conseguir dinero y proceder a la construcción de la rula, en lo que en lo sucesivo se subastaría el pescado, en vez de hacerlo sobre el carel de las lanchas o en la cubierta de los barcos como hasta entonces se hacía.

Los entusiastas marineros, a cuyo frente quedó como presidente Tadeo Fernández, consiguieron la cantidad de 5000 pesetas para tal menester, siendo facilitada dicha cantidad así: 2000 pesetas, por el armador don Manuel Arrojas, que se negó a percibir interés alguno por su préstamo, y 3000 pesetas con el cinco por ciento de interés, por Doña Arsenia Fernández del Viso, popular estanquera de Sabugo.
Con ese dinero y con el crédito concedido por la ferretería y materiales de construcción de los señores Vidal y Carreño (razón comercial ya extinguida), y establecida en el local que actualmente ocupa la Ferretería de Don José María Prada, se procedió a construir la primitiva rula, en la margen izquierda del muelle local, en terrenos cedidos desinteresadamente por Victoriano Fernández Balsera, constante benemérito protector de la sufrida clase pescadora. Sobre este terreno casi pegado a la empalizada del ferrocarril del norte, se construyó una sencilla edificación de madera, en cuya cima se instaló una pequeña campana cuyo tañido avisaba a las gentes de Sabugo el arribo de la flota de bajura y de las contadísimas parejas de altura que en aquellas fechas tenían su base en nuestro puerto.
Muchos han de recordar todavía, las escenas llenas de gracia y de ingenio de los que el reducido espacio de la cancha de subasta fue escenario la primitiva rula. Las pescaderas de Sabugo, no disciplinadas entonces, como hoy lo están, constituían con sus voces de protesta y salerosas ocurrencias, motivos más que sobrados para un sainete o para una novela de costumbres, con aquellas escenas en que la gracia, la donosura y el ingenio de Aurora la de Tadeo, María la Caresta, las Chaconas, la Pita, la Monxa, las Poretas, la Picuda, la Maizona, Dolores la Lluanco, Hermesenda, la Ramirona, la Macarra, Oliva el Cristo, Pacita, etc., constituían sabroso y picante motivo para los avilesinos, a quienes la novedad de la rula y el espectáculo esmaltado de ocurrentes decires, expresados las más de las veces con “vistas a la galería”, empujaban hacia la primitiva rula, en las horas del atardecer.

Al socaire de aquel edificio chiquito y grato, en el que los viejos mareantes avilesinos apretaron fuertes lazos de unión para defensa de sus intereses, descansaban los días en que los elementos rizaban las aguas del Cantábrico, impidiendo la salida de lanchas y barcos, los marineros de Sabugo, remeros de pelo en pecho y pescadores arriscados que profesaban especial devoción a su patrona la “Virgen de las Mareas”, cuya cofradía, en sus comienzos, tuvo asiento en la secular Iglesia de Santo Tomás, en la que, presididos por el párroco, celebraba sus juntas en el atrio situado a la derecha de la llamada puerta de “Doña Sancha”, y en cuyo lugar se conserva aún la mesa de piedra sobre la que tantos acuerdos se habían escrito.
Esos marineros, sumidos la mayoría de ellos en la vorágine fatal que a nadie y nada perdona, eran Tadeo, Pacho Careste, Romanones, Malín, Candín, Colas el de Severiana, Valeriano, el Pito, el Chucho, José María Corrales, Los Picudos, Manolo Arrojas, Vior, Languay y otros muchos más cuyos nombres escapan a nuestra memoria. Ellos con sus “marexeaes”, hacían digno “pendant” a aquel cuadro abigarrado, en el morir de las tardes, mientras ellas, las pescaderas, tan hábiles en la respuesta oportuna y rezumante de salero, como notabilísimas cantantes, entonaban a coro viejas canciones, ya olvidadas muchas de ellas, por desgracia, para el folklore local, como aquellas: “Adiós Pepita mía”, “Pescadora, pescadora”, “Narcisita”, “Bitelera”, etc.

Eran entonces los encargados de la rula Hipólito Arias y Gregorio Rodríguez.

Este primer edificio del gremio de marineros, solera del actual Pósito de pescadores “Virgen de las Mareas”, se inauguró el día 20 de Mayo de 1920, y su junta rectora la constituían, con su presidente Tadeo Fernández, Eloy Hevia como tesorero, José López González como secretario y, vocales, Argimiro Fernández, Francisco Arnilla, Pedro Cuervo y Alfredo Fernández.

Una de las primeras adquisiciones de la flamante rula, fue la de una báscula y, la primera campana, que se instaló sobre la sencilla espadaña del edificio, fue donada, por el siempre bien recordado avilesino Don Ángel Álvarez González.

En 1928, la explanación de terrenos para el ferrocarril estratégico de la costa, constituyó un serio problema para la rula, ya que aquellas obras obligaban a esta, al desmantelamiento de su edificio; pero para resolver este asunto de tan vital importancia, ahí estaba el bueno de Victoriano Fernández Balsera, quien les proporcionó nuevo y más extenso terreno muy cerca del anterior emplazamiento, sin más pago que el de 10 pesetas anuales, como canon, cantidad idéntica a la que ya venía percibiendo por el emplazamiento primitivo. Y no paró en esta nueva facilidad de aportación desinteresada y solícita el señor Balsera, sino que donó a la rula 7000 pesetas, que en concepto de indemnización habían sido hechas por el Estado como consecuencia de la expropiación del terreno para el ferrocarril estratégico.

Foto Historia Rula
Foto Historia Rula
Foto Historia Rula
Foto Historia Rula
Foto Historia Rula
Foto Historia Rula
Foto Historia Rula
Foto Historia Rula
Foto Historia Rula
Foto Historia Rula
Foto Historia Rula
Foto Historia Rula